Multitudinaria procesión de María Auxiliadora en Talca

Unos 3 mil integrantes de la Familia Salesiana, participaron en una procesión por las calles del centro de Talca, con la imagen de María Auxiliadora, la que culminó con una Eucaristía, presidida por el director P. Pedro Pablo Cuello, en el gimnasio del Centro Educativo Salesianos Talca, CEST, el 22 de mayo.

En esta fiesta se llamó a decir “Sí a la Vida, más aún si está por nacer”, y se proclamó el Año Santo de la Misericordia. Participaron el CEST, los Colegios de las Hijas de María Auxiliadora: Santa Teresita, María Mazzarello y María Auxiliadora de Colín, además de otros grupos asociados a la Congregación Salesiana.

Durante los 128 años de presencia en Talca, la Familia Salesiana se ha dejado guiar y sostener por la presencia materna de la Virgen.

Así lo hizo notar P. Cuello: “Hoy más que nunca la Virgen debe ser la auxiliadora de este pueblo de Talca; más que nunca Ella debe ser la auxiliadora de nuestro Chile querido; más que nunca Ella debe ser la auxiliadora de transformar nuestros corazones; para hacerlos más humanos y más cristianos, como lo ha pedido el Papa Francisco: Que seamos misericordiosos como el Padre”.

El sacerdote agregó que necesitamos que María Auxiliadora haga este milagro de construir la paz en la patria y podamos mirarnos a los ojos con cariño y aprecio, no con odio … el odio destruye la sociedad, al hombre y a la familia, el odio va destruyendo la vida, esa vida que Dios nos ha regalado”.

P. Pedro invitó a los jóvenes, padres y a todos los presentes, a hacer una oración para que María Auxiliadora “nos de fortaleza, nos ayude a ser una sociedad que ame la vida, la vida que está por nacer, la vida que tenemos todos y que podamos construir esta patria más humana y cristiana”.

En la preparación del altar, se presentaron  junto al pan y al vino, las obras de misericordia, que durante los últimos meses se han realizado en los diferentes colegios.  Los alumnos presentaron carteles con mensajes: “cuidar a la enfermo”,  “consolar al que sufre”, “dar buen consejo al que lo necesita”, “rezar por los vivos y muertos”, “perdonar al que nos ofende”, etc, lo que luego sería el ícono de la misericordia.

La celebración culminó con la acción de gracias como envío, por lo vivido durante el Mes de María Auxiliadora, formando un Rosario con cirios encendidos.  Alumnas del Colegio Santa Teresita, presentaron el baile con la Virgen Peregrina con el toque de la batucada de este colegio, indicando que la fiesta continúa y que la Virgen sigue acompañando a sus fieles.

Fuente: Salesianos Talca – Comunicaciones Salesianos Chile

 

Deja un comentario

*