CAS, Servicio Apostólico en Comunidad

cas

Las Comunidades Apostólicas Salesianas (CAS) despliegan su accionar en todo el país, desde el extremo norte, en Iquique y Alto Hospicio, hasta Punta Arenas y Puerto Natales, en la zona austral. Desde su fundación se han caracterizado por ofrecer un servicio a la comunidad al estilo de Don Bosco.

Este grupo del Movimiento Juvenil Salesiano procura que sus integrantes crezcan en las dimensiones humanas, en comunidad y el trabajo desinteresado por los más necesitados, haciendo discernimiento diario de la vocación.

La identidad de las Comunidades Apostólicas Salesianas se desarrolla en un proyecto de vida laical, en la constitución de comunidades, en la misión cotidiana y en la lectura y concreción del evangelio en la propia vida.

Inicios en Chile

Su origen se remonta a 1974, herencia de la primera Colonia Salesiana llamada “Villa Feliz”, realizada en Macul. La experiencia marcó a varios de los participantes, quienes decidieron darle continuidad. Salesianos de Don Bosco e Hijas de María Auxiliadora convocaron a varios jóvenes a trabajar por los más pobres.

En aquel entonces, el Papa Pablo VI, en el Concilio Vaticano II, animó a los jóvenes a preocuparse por la evangelización en sus comunidades y llevar la Palabra de Dios a todos los rincones, como herederos de este camino y faro para las nuevas generaciones.

“Sois vosotros los que vais a recibir la antorcha de manos de vuestros mayores y a vivir en el mundo en el momento de las más gigantescas transformaciones de su historia. Sois vosotros los que, recogiendo lo mejor del ejemplo y de las enseñanzas de vuestros padres y de vuestros maestros, vais a formar la sociedad de mañana; os salvaréis o pereceréis con ella”, Concilio Vaticano II.

A mediados de 2006 se vio la necesidad en nuestra Inspectoría de Chile de actualizar el itinerario formativo a nivel nacional, a fin de responder a las nuevas necesidades de los jóvenes. El equipo nacional se reunió y evaluó los procesos, con el deseo de hacer frente a las debilidades y trabajar en las fortalezas de las comunidades apostólicas.

Un sello único

El proceso que viven los integrantes de las CAS destaca tres ejes principales:

• Sentido de pertenencia a la Iglesia: La formación dentro de las CAS quiere que sus miembros mantengan un fuerte vínculo con la misión de la Iglesia al estilo salesiano.

• Sentido de pertenencia hacia la vida comunitaria: El trabajo de evangelización se lleva a cabo entre hermanos, tal y como envió Jesús a los primeros misioneros, de dos en dos.

• Sentido apostólico responsable: El trabajo en comunidad debe ayudar a aclarar el mismo proyecto de vida y enfocarlo en el apostolado

“Queremos que el candidato que llegue a las CAS viva un proceso de discernimiento vocacional mientras va pasando por las diferentes etapas contempladas en nuestros estatutos: Encuentro, Camino, Pre Apóstol y Apóstol. De esta manera, siga en las CAS o no, la persona tiene una formación para trabajar al servicio del prójimo con un sello salesiano”, explica Richard Arroyo, coordinador nacional.

Como todo grupo perteneciente al Movimiento Juvenil Salesiano, CAS tiene un fuerte compromiso con la dimensión vocacional. La organización local establece la presencia de un salesiano que se encarga de la dimensión pastoral del grupo y el acompañamiento vocacional de los jóvenes en cada una de las etapas formativas.

Este grupo se mantiene firme en sus ideales, desde que fuera fundado hace casi cinco décadas, pero tiene claro que para seguir llevando el mensaje de Cristo a todos los rincones del país deben caminar sabiendo dar respuesta a los nuevos contextos, conocer los nuevos patios, adentrarse y encontrar a sus destinatarios, hablarles en códigos actuales. “Estamos en el proceso de adaptarnos a los nuevos tiempos. Tenemos presencia en todo el país y lo que queremos es unir a todos los miembros de las CAS y mantenernos en constante comunicación con todos los centros. Hemos abierto redes sociales, hemos visitado las experiencias locales, evaluamos, modificamos y seguimos creciendo. Queremos que todos se sientan parte de las CAS”, aseguró el coordinador nacional.

Por, Gustavo Cano, Periodista

Deja un comentario

*