Carta de Identidad del MJS: Camino para una auténtica y comprometida experiencia que hará de los jóvenes verdaderos protagonistas

El Movimiento Juvenil Salesiano de Chile (MJS) va tomando renovada consistencia gracias a un esfuerzo conjunto entre Salesianos (SDB) e Hijas de María Auxiliadora (FMA).

Las diversas intervenciones de los Rectores Mayores, P. Pascual Chávez y P. Ángel Fernández, han apoyado la consolidación del protagonismo y compromiso juvenil en el MJS, con el acompañamiento de Salesianos e Hijas de María Auxiliadora. Este apoyo surge de una certeza: el asociacionismo juvenil es indispensable en el proyecto preventivo y popular de Don Bosco, lugar educativo y pastoral de absoluta importancia, dado el protagonismo de los jóvenes (CRPJ: 166).

La identidad y coordinación de los diversos grupos de jóvenes que existen en nuestros ambientes educativo-pastorales ha sido objeto de una profunda y permanente reflexión. La invitación es a caminar siempre más hacia un único movimiento que, igualmente, vaya animando y moviendo los procesos e itinerarios formativos en las diversas experiencias asociativas. Se concibe no sólo como “organización”, sino como dinamismo espiritual que tiene un núcleo común de valores evangélicos y que suscita iniciativa apostólica y entusiasmo por la vida (CRPJ: 166).

En CampoBosco 2015, campamento nacional celebrado en diciembre 2015, fue lanzada oficialmente la “Carta de Identidad” del MJS de Chile, fruto de un proceso que comenzó en el Encuentro Continental del MJS en América y el Caribe, realizado en la ciudad de Niteroi (Brasil),en 2013, días previos a la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, donde surgió la iniciativa de unificar el MJS en nuestro país. Después del respaldo de ambos consejos provinciales, FMA y SDB, se continuó el trabajo en la primera reunión conjunta de coordinadoras/res de pastoral, donde se profundizó en la experiencia desarrollada por los y las salesianas desde las “Colonias Salesianas Villa Feliz” de 1974 y cómo juntos respondieron al contexto social que vivía nuestro país.

El siguiente paso se dio en la XII Jornada Nacional de Asesores realizada en el colegio de Linares en 2014, donde se recogieron aportes a la luz de los documentos que orientan la Pastoral Juvenil como el “Cuadro de Referencia” para los SDB y las “Líneas y Orientaciones de la Misión Educativa” para las FMA. Con elementos recogidos en estas jornadas comenzó el trabajo de redacción llevado adelante por una comisión conjunta de jóvenes que, acompañados por los responsables de la Pastoral Juvenil de las Hijas de María Auxiliadora y Salesianos, dieron forma al documento.

La descripción que se hace del MJS y de los grupos que lo componen ofrece un camino para una auténtica y comprometida experiencia de vida que hará de los jóvenes verdaderos protagonistas. Junto a sus educadores, asesores y animadores, podrán caminar hacia un alto grado de vida cristiana que ve en la santidad juvenil de Domingo Savio, Laura Vicuña y Ceferino Namuncurá, excelentes referentes de vida juvenil cristiana.

Tal como señala el “Cuadro de Referencia” (CRPJ: 166), el “corazón” del Movimiento está constituido por jóvenes animadores, líderes juveniles, que han asumido con claridad y decisión la propuesta educativo-evangelizadora salesiana y hacen de sus vidas un testimonio para los otros jóvenes.

Don Bosco y Madre Mazzarello soñaron siempre con jóvenes evangelizadores de otros jóvenes. Hoy, su personalidad y su carisma crean entre los mismos jóvenes, tan diversos por su contexto y cultura, una corriente de comunión, que les hace ser verdaderamente una familia.

Esta “Carta de Identidad” quiere ser ese impulso para volver a nuestros orígenes, valorando nuestro aporte juvenil a la Familia Salesiana y a la Iglesia. Para esto se plantean en el documento: los núcleos de nuestra espiritualidad juvenil salesiana, tres ejes de opciones formativas: Antropológico, Cristológico y Carismático; líneas de animación y coordinación tanto local como nacional.
Este texto elaborado por los jóvenes del Movimiento quiere ser un impulso para seguir testimoniando a Cristo, compartir su misterio con otros jóvenes reunidos por la misma fe y anunciarlo con alegría a quien todavía no lo ha acogido en sus vidas.

Pastoral Juvenil Inspectorial

Deja un comentario

*