Avances y Desafíos de la misión salesiana

Desde hace un tiempo se han venido dando una serie de transformaciones culturales, sociales, valóricas y económicas en nuestro país y en toda América Latina. La V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada hace un década en Brasil, ayudó a recapitular el camino de fidelidad, renovación y evangelización de la Iglesia latinoamericana al servicio de los pueblos.

Como otras congregaciones, los Salesianos de Don Bosco se vieron en la necesidad de hacer frente a estas complejas situaciones que desafiaban a repensar
la misión para entregar mejores respuestas a las necesidades del momento, procurando mayor fidelidad y coherencia al estilo y espiritualidad del carisma de
nuestro padre Don Bosco.

En este contexto, a finales de 2011, el P. Pascual Chávez, Rector Mayor de la Congregación -máxima autoridad a nivel mundial- nombró al P. Alberto Ricardo Lorenzelli Rossi para el servicio de inspector. El P. Alberto es un salesiano italo-argentino que nació y estudió unos años en el país vecino y que, junto a su familia,
se trasladó a Italia a vivir y continuar sus estudios en el noviciado salesiano. Al momento de su nombramiento se encontraba en un segundo período como Inspector en Italia, liderando la unificación de cuatro inspectorías que por entonces sumaban 59 comunidades y 650 salesianos, proceso que dio lugar la conformación de la circunscripción Italia Central.

Asumida su nueva obediencia y en un cambio de tipo copernicano -como él mismo señalaba para indicar lo extremo de la experiencia-, llega a nuestro país el 26 de febrero de 2012, acompañado por algunos salesianos del consejo de su anterior inspectoría y también por su hermano Vicenzo y la esposa de su hermano. Los 40 años transcurridos sin practicar español lo enfrentaron a una inmediata exigencia idiomática. Asumió oficialmente su servicio de inspector en Chile el 3 de marzo del mismo año, en el templo de la Gratitud Nacional, que reabría sus puertas a la comunidad tras las obras de restauración a los serios daños provocados por el terremoto de febrero de 2010.

Proyección y decisiones

Los diagnósticos hechos en los capítulos inspectoriales y en las asambleas de resignificación de los años precedentes ofrecían luces claras respecto de los nuevos caminos a seguir. Por ese motivo, en junio de 2012, el P. Lorenzelli señalaba que con todo lo realizado se tenía una verdadera radiografía de la Congregación en el país y se continuaba ahora una etapa de proyección, animación y algunas tomas de decisiones importantes en todo este camino.

Se actualizó el Proyecto Orgánico Inspectorial, carta de navegación que define las principales opciones para la misión en el país. En sintonía con las opciones de la Congregación a nivel mundial, se establecieron cinco prioridades: Volver a Don Bosco para recuperar un estilo de vida religiosa que cuide la centralidad de Dios; Cuidar una formación permanente e integral que comprometa a salesianos y laicos; Realizar con los jóvenes una pastoral juvenil evangelizadora y vocacional; Consolidar un estilo de animación y gobierno participativo e incluyente; y Reestructurar y redimensionar obras salesianas.

Gratuidad

Correspondía seguir construyendo en coherencia a lo ya definido, esta vez fortaleciendo la opción por los rectores laicos en las obras educativas, figura hasta ese minuto presente solo en 6 colegios. En 2013 aumentaron a 12 y ahora, en 2017, están en 19 de los 22 colegios. En el mismo ámbito escolar se dieron pasos significativos, a partir de 2012, para que los colegios obtengan el reconocimiento de la Ley de Subvención Escolar Preferencial, iniciativa orientada a la ejecución de un plan de mejoramiento educativo y a beneficiar a niños y jóvenes vulnerables. Estas
acciones favorecieron la opción que años más tarde tomaría la Congregación de optar por la gratuidad para todos sus colegios, proceso aún en ejecución, que se desarrolla de forma paulatina previa auditoría de gestión económica y académica.  Actualmente, 8 de los 22 colegios están en gratuidad, lo que permite que este beneficio llegue a cerca del 30% de los casi 30 mil alumnos salesianos de todo el país. En el ámbito de la educación superior, con la Universidad Salesiana Católica Silva Henríquez, la Congregación avanza hacia un mismo objetivo, logrando que el 65% de sus estudiantes que ingresaron en 2016 pudieran acceder al mismo beneficio.

La decisión por la gratuidad se ha podido sostener gracias a otras dos grandes opciones, una relacionada a la mejora de la gestión de los colegios por medio de la actualización de los proyectos educativos y a la implementación del proyecto curricular que define qué, cuándo y cómo enseñar y cómo evaluarlo, transformado a
nuestras casas educativas en pioneras y señeras en el país en ambas materias; y a la opción de ampliar el servicio educativo en los colegios que presentan mayores índices de vulnerabilidad: Catemu, Alto Hospicio, Copiapó, San Ramón y Concepción, abriendo niveles en el ciclo básico en algunos o implementado la enseñanza media científico humanista y/o técnico profesional en otros.

Calama

Otro proyecto del ámbito escolar fue el que permitió la llegada del Carisma Salesiano a Calama. Los empresarios mineros de la zona patrocinaron la construcción del Colegio Técnico Industrial Don Bosco, centro educativo de vanguardia, emplazado en la zona más pobre de la ciudad, que brinda educación
gratuita y de calidad a los niños y jóvenes de un lugar de nuestro país que, por un lado, produce buena parte de las mayores riquezas económicas de Chile, pero, por
otra, pondera en los primeros lugares a nivel nacional en índices que dicen relación con agudas problemáticas sociales y de marginalidad.

En una asamblea de octubre de 2013 -instancias en la que los Salesianos continuaron definiendo sus principales opciones-, el Vicario del Rector, P. Bregolín, animaba el trabajo con estas palabras: “No somos dueños de obras, sino siervos de los jóvenes”; “No podemos decir un montón de cosas y después vivir de forma diferente. Debemos ser coherentes con nuestras reglas religiosas, con las constituciones”; “Debemos ver si estamos trabajando con celo o si tenemos el espíritu de empleado que termina de trabajar el viernes en la noche y descansa hasta el lunes. Para nosotros los sábados y los domingos son los días del oratorio”.

En este contexto reflexivo, el discernimiento de ese año y los posteriores llevó a los Salesianos a establecer frentes prioritarios:

• Educación Técnico Profesional,
• Oratorios y Centros Juveniles,
• Universidad Católica Silva Henríquez y
• Fundación Don Bosco dedicada a los niños de la calle.

Tuvieron lugar también en este tiempo, las restauraciones y reinauguraciones de los edificios de obras salesianas que se vieron afectadas por el terremoto del 27 de febrero de 2010. Es el caso de la parroquia salesiana de Linares, del Santuario María Auxiliadora de Talca y del Santuario María Auxiliadora de Santiago Centro. En 2014 un nuevo terremoto azotó el Norte, generando daños estructurales en el Colegio Don Bosco de Iquique, que más tarde fueron reparados.

Rediseño

Entre finales de 2013 y principios de 2014 se continuó con otro proceso de unificación de las comunidades religiosas. En Santiago, ciudad que concentra varios
frentes de misión, se fusionaron Jesús El Señor de La Florida con Macul, quedando la sede en Macul; La Cisterna con San Ramón, quedando la sede en La Cisterna y la comunidad del colegio Oratorio Don Bosco -que ya se había unido a la del colegio El Patrocinio de San José- con la de Alameda, quedando la sede en Alameda. En la misma línea del Rediseño, la obra centenaria de Valdivia pasa a una animación laical total a inicios de 2017, manteniéndose el Instituto Salesiano dentro de la
red educativa salesiana.

A inicios de 2014 otro hecho histórico: la etapa de formación a la vida religiosa salesiana del Noviciado fue recolocada en Córdoba, Argentina, en la provincia de
Alta Gracia. Más tarde, lo mismo ocurriría con la etapa del Posnoviciado, también en Córdoba. Esto genera que hoy, aquellos jóvenes chilenos que disciernen a la vida religiosa salesiana e inician el proceso, se forman durante cuatro años en Argentina y el resto en Chile. En esta misma línea, a partir de 2017, la casa de formación del Teologado, ubicada en la zona de Lo Cañas, en Santiago, ha retomado su carácter internacional, acogiendo no solo estudiantes chilenos, sino también de Ecuador, Bolivia y Perú.

Los esfuerzos de profundización en los aspectos carismáticos e identitarios también fueron variados. Por ejemplo, se elaboró la Carta de Identidad del Movimiento Juvenil Salesiano, instrumento que ha continuado la unificación de los grupos asociativos juveniles de los Salesianos y de las Hijas de María Auxiliadora. En 2015
comenzó un curso en Salesianidad que derivó en el Diplomado en Pedagogía Salesiana impartido por el Instituto de Pastoral Juvenil de la Universidad Católica Silva Henríquez y el Área de Formación de la Congregación. En la misma línea, se consolidó la Escuela de Pastoral Juvenil que brinda un programa formativo para asesores de obras salesianas y de diferentes diócesis.

En el ámbito de los proyectos, la Congregación comienza a avanzar en la creación de una Oficina de Planificación y Desarrollo. La llegada de Enrico Marinucci, del Voluntariado Internacional Salesiano de Italia, ha favorecido la consecución de recursos que han permitido el fortalecimiento de las propuestas educativas, evangelizadoras y sociales en los frentes de misión salesianos de alta vulnerabilidad: Escuela Especial de Puerto Montt, Centro Juvenil de Alto Hospicio, Escuela Agrícola de Catemu, entre otras.

Bicentenario

Fue significativo que en 2015, cuando se cumplieron los 200 años del nacimiento de Don Bosco, el Congreso Nacional hiciera un reconocimiento a la Congregación por su aporte centenario en el país. Asimismo, el cumplimiento de los 130 años de la fundación de la primera obra salesiana en Concepción este 2017. En medio de ambas fechas, en la misa de la fidelidad a Don Bosco celebrada en Santiago, el 16 de agosto de 2016, el P. Lorenzelli realizó un gesto público para pedir perdón por los religiosos salesianos que han dañado a jóvenes con los terribles y horrorosos casos de abuso sexual.

Con todos estos procesos, y siguiendo de cerca las propuestas y procesos que ha indicado el Capítulo General 27, en enero de 2018 asumirá un nuevo Provincial, el P. Carlo Lira Airola, con lo que se continuará un proceso que los mismos Salesianos han ido generando en nuestro país, caminar que, según el mismo P. Lira, procurará dar continuidad a los proyectos en aras de seguir actualizando y renovando la propuesta educativo, pastoral y social en beneficio de los niños, jóvenes y familias más pobres de nuestro país.

Por Área de Comunicaciones Salesianos

Deja un comentario

*