Ordenación Diaconal Oliver Villarroel: “Prometí quedarme siempre junto a Don Bosco”

articulos_ordenacion_diaconal_191

“No puedo dejar de dar gracias a Dios y a la vida por haber sido tan generoso conmigo. Dios ha sido bueno; a los cinco años me fui a una casa salesiana y desde el año pasado prometí quedarme siempre junto a Don Bosco”, dijo el salesiano Oliver Villarroel, el día que fue ordenado diácono por imposición de manos del Cardenal Arzobispo de Santiago, Mons. Ricardo Ezzati.

Acompañado por su familia, amigos y hermanos salesianos, el nuevo diácono pidió ayuda en oración para que el ministerio recién conferido pueda permanecer fiel al Señor, “permanecer unido a Él y poder amarlo para seguir dando fruto y ese fruto sea verdadero”.

El lema que eligió para este momento, que se vivió el pasado 17 de diciembre, en el Templo San Francisco de Sales del Centro Juvenil Don Bosco, en La Florida, es “Permanecer, amar y dar fruto” (Juan 15 1-10).

Mons. Ezzati dio gracias a Dios porque en la Familia Salesiana, en la escuela de Don Bosco, ha madurado la vocación de un nuevo diácono, lo que lo hace profecía de la misión de Jesús y de la Iglesia.

Deja un comentario

*