YouTube como espacio de encuentro y expresión entre los jóvenes

articulos_youtube_192

YouTube reporta más de un billón de usuarios alrededor del mundo. Creado en 2005, comenzó a popularizarse cuando fue adquirido por Google, un año más tarde. Cerca de 5 billones de videos son vistos cada día por sus más de 30 millones de visitantes diarios.

Se atribuye su éxito a la variedad de contenido disponible, posible de compartir, y a la flexibilidad que el usuario tiene para la revisión de las piezas, con controles que permiten manejar la reproducción, ajustar la calidad e, incluso, con la función de subtítulos autogenerados en el idioma original.

Aún más relevante para sus usuarios, YouTube facilita la creación y exhibición de contenidos propios, pues, tan importante como el producto que se consume, es la posibilidad de expresarse y ofrecer contenidos audiovisuales originales a través de la plataforma.

Según un reporte reciente de Pensar con Google, adolescentes y millenials -generación que ha crecido con Internet- son los usuarios más frecuentes de YouTube. De acuerdo a estas estadísticas, cuatro de cada diez millenials confían en Youtube para informarse sobre aquellas causas que les importan, mientras que seis de cada diez adolescentes reconocen que algún youtuber -usuarios que producen su propio contenido y lo distribuyen a través de algún canal de YouTube- ha cambiado sus vidas o el modo en que entienden el mundo. Justamente por privilegiar el uso de YouTube, los jóvenes están viendo menos televisión.

Chile no se queda fuera de este fenómeno de alto consumo de material audiovisual a través de YouTube. Como reporta comScore, una de las compañías líderes en medición del mundo digital, nuestro país ocupa el segundo lugar a nivel latinoamericano en consumo de videos en línea y YouTube concentra las preferencias de los usuarios.

Hoy el acceso y utilización de los diferentes medios sociales ocurre en movimiento, gracias al masivo uso de dispositivos móviles, particularmente smartphones. Justamente, más de la mitad de las visitas a YouTube proviene actualmente de dispositivos móviles. En nuestro país, ya en 2015, el 85% de los jóvenes utilizaba Internet todos los días y lo hacía principalmente a través del teléfono celular, informa el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV).

Es que la vida cotidiana de los jóvenes actualmente transcurre en un ambiente mediático donde convergen diversos medios, interconectados y en movimiento. El teléfono celular facilita la conexión e interacción con otros en todo momento y desde cualquier lugar. Esta comunicación móvil, destacan investigadores como Castells, Ling y Stald, ha forjado una cultura joven, que ha encontrado una forma de expresión y reforzamiento en la interacción en movimiento. Se trata de un espacio común que ofrece a los jóvenes un rango más amplio de opciones de socialización e identificación, reposicionando agentes tradicionales como la familia y el colegio dentro de una nueva ecología social, produciendo profundos cambios en la manera de experimentar la vida cotidiana.

Como señala una investigación realizada por Catalina Álvarez, Grace Aravena y Alejandro Mora, estudiantes de Periodismo de la Universidad de Concepción, los adolescentes acuden a YouTube principalmente en búsqueda de entretención, pero reconocen su potencial y uso para consultar las más variadas temáticas, así como para realizar tareas escolares e, incluso, aprender sobre materias no contempladas en el currículo formal.

Estos jóvenes usuarios de YouTube destacan, además, la oportunidad de ver videos en otros idiomas, lo que fomenta el aprendizaje o reforzamiento de sus conocimientos previos de otra lengua, principalmente el inglés. Los mismos adolescentes declaran preferir YouTube frente a la televisión por: (1) la oportunidad que les ofrece para consultar los más variados tópicos entre sus contenidos, (2) la disponibilidad de formatos más atractivos y variados en comparación con la televisión y (3) la nula ausencia de restricciones horarias para la revisión del contenido.

En definitiva, a través de los contenidos que siguen y comparten, adolescentes y jóvenes se suman con entusiasmo a la invitación de YouTube manifestada en su declaración de valores: “Creemos que todos merecen tener voz y que el mundo es un lugar mejor cuando escuchamos, compartimos y construimos comunidad a través de nuestras historias”.

Por Tabita Moreno, Doctora en Comunicación y Medios Digitales; Fundación Humanos Digitales y Académica de la UdeC.

Deja un comentario

*