“VIDES es la llave que abrió una puerta importante en mi vida”

María José Aenishanslins tiene 20 años de edad. Cursa tercer año de Tecnología Médica en la Universidad Diego Portales, sede Santiago. Es ex alumna del Colegio María Auxiliadora de Iquique.

Como ocurre con muchos jóvenes antes de terminar enseñanza media, tenía el deseo de estudiar una carrera en la educación superior, sin embargo, su familia no contaba con los medios para hacerlo: “Yo lo soñaba, lo quería mucho, pero no sabía cómo. Pude ser deportista profesional, pero quise ser profesional en el área de la ciencia y supe que eso iba a costar mucho más”.

Ante su deseo, la joven iquiqueña vio que tenía que buscar ayuda. Siendo vicepresidenta del CEDIMA de su colegio (Centro de Dirigentes María Auxiliadora), conversó con su profesora jefe, Sor Patricia Parraguez, quien le pidió que elaborara un currículum de su vida y de todo lo que había hecho para enviarlo a VIDES Chile.

Un escalón en el vacío
María José comenzó a recopilar lo que le habían solicitado: “Armé una carpeta con mis notas, demostrando que estaba en el 10% de excelencia académica. Demostré que hice cursos de verano en la Universidad de Chile, atletismo representando al colegio y, además, adjunté recortes y fotos de diarios de cuando fui seleccionada regional y nacional de natación. Todo eso me ayudó en la evaluación de los nuevos acogidos”.

VIDES Chile aceptó ayudarla con la totalidad del pago de sus estudios universitarios, pero había otro tema por resolver: no tenía dónde vivir en Santiago, ni cómo costearlo. Sin pensarlo dos veces, sus padres, José Miguel y Lorena, que ya superan los 60 años, tomaron la decisión de embarcarse en esta aventura junto a su hija.

La ONG ofreció a José Miguel, quien trabajaba como profesor de natación en Iquique y a Lorena, secretaria de profesión y dueña de casa durante muchos años, trabajar como asistentes de la educación en el Liceo María Auxiliadora de Santiago, lo que para ellos fue un voto de confianza y una gran oportunidad para estar junto a su hija en esta nueva etapa.

“Ha sido empezar de nuevo, cambiarse de ambiente totalmente, de una ciudad pequeña a la capital. El primer año fue complejo, pero siento que me he adaptado súper bien y me he rodeado de harta gente buena”, contó María José.

“Siempre cuando estoy cansada, recuerdo que estoy yo y atrás mío hay mucha más gente, partiendo por mis papás que están acá y VIDES que está invirtiendo en mí. Entonces, no puedo tirarme al suelo tan fácil, tengo que seguir adelante, seguir estudiando y ‘dándole’ en la U, que a veces cuesta tanto”, agregó.

María José se considera una afortunada y señala estar agradecida de contar con personas y una institución que la apoyan incondicionalmente, situación que no han tenido muchos de sus amigos y amigas de Iquique, a quienes se les ha dificultado o, incluso, imposibilitado el acceso a los estudios superiores.

Apenas concluya los estudios de pregrado, pretende devolver a sus papás y a VIDES todo lo que le han dado. “Me gustaría ir a las colonias y cuidar, enseñarles y hacerles clases a las niñas del hogar”.

ONG con inspiración salesiana
VIDES (Organización de Desarrollo, Asociación, Voluntariado Internacional Mujer Educación y Desarrollo), es una organización sin fines de lucro con inspiración salesiana, iniciativa de las Hijas de María Auxiliadora (FMA), creada en 1987.

Está presente en diferentes países de Latinoamérica, África y Asia. En nuestro país se constituyó formalmente en 2005, orientando su trabajo al fomento y el apoyo a la educación como una instancia para superar la pobreza.

Está presente en varias comunidades con colaboradores de todo Chile. Centra su trabajo en colonias y trabajos voluntarios; apoyos en hogares de menores y apadrinamiento de niños y jóvenes con dificultades para financiar sus estudios básicos, medios, superiores y/o universitarios.

Actualmente en Chile la directiva está integrada por su presidenta, Sor Rosa Obreque; vicepresidente, Mauricio Arcos; tesorero, Pablo Venegas; secretaria, Ana María Campos y directora, Antonieta Urbina.

Son 62 estudiantes apadrinados en el país, cinco de ellos que están en la universidad gracias a recursos obtenidos a través de fondos concursables de la Municipalidad de Santiago, Gobierno Regional, Subvención Presidencial, campañas y, principalmente, gracias al apoyo de más de 200 socios y colaboradores que aportan su tiempo y dinero en esta causa.

Según Roama Espinoza, directora de proyectos de VIDES Chile, aún falta mucho por hacer: “Hoy estamos restringidos, no podemos acoger a más niños. Necesitamos el apoyo, el compromiso y el aporte de los alumnos y apoderados de los colegios, porque somos necesarios y nuestro sueño es llegar a tener a 50 o más chiquillos en la universidad”.

Tu aporte es necesario
Es posible aportar de diversas maneras: Siendo padrino, voluntario, simpatizante y/o donando directamente con depósitos en efectivo, tarjetas de crédito, transferencias bancarias, PAC bancario, monedas extranjeras . Más información en www.vides.cl o comunicándose directamente con Roama Espinoza, directora de proyectos de VIDES Chile, al correo electrónico roamaespinozaa@vides.cl.

Por Verónica Soto, Periodista

Deja un comentario

*