Tik Tok, la vibrante pasión de los adolescentes

En los pasillos de los colegios, en las calles y en prácticamente todas partes hoy se observa gente haciendo bailes y gestos delante de sus celulares. Extraña actividad cuyo origen es TikTok, red social favorita de las nuevas generaciones y que, desde su lanzamiento hace solo tres años, alcanzó 1.000 millones de descargas, algo que Instagram logró luego de ocho años de funcionamiento. Esta plataforma permite a los usuarios crear, subir y editar videos cortos acompañados de música, muchos de los cuales poseen la particularidad del “lipsync”, que consiste en la sincronización de labios con canciones. Son los favoritos, seguidos de rutinas de humor. La mayoría de los usuarios van desde los 13 a los 20 años, sin embargo, al crearme una cuenta hace algunas semanas, me percaté de que también hay un buen número de adultos y personas de la tercera edad que hacen sus propios contenidos adaptados para esta red.

Tiktoker

Una de las características de TikTok es su capacidad para generar adicción entre sus usuarios, pues pasan en ella un promedio de 52 minutos al día. De acuerdo a las cifras de la propia empresa, nueve de cada 10 usuarios están haciendo videos o viéndolos varias veces al día. Si en otro tiempo muchos querían ser “youtubers”, ahora muchos quieren ser “tiktokers”. Por los atributos y características de la plataforma, cada vez son más los que aspiran a este título y conseguir millones de seguidores. Según Tikrank, que muestra un ranking de influencers, estas son las mayores estrellas de la popular red social de videos:

Charli D’Amelio, bailarina de 15 años, con 46 millones de seguidores, que el 2020 bailó junto a Jennifer López en el Super Bowl; Loren Gray, cantante de 17 años, con 42 millones de seguidores, que además tiene 72 millones de visualizaciones en YouTube, y Zachary King, cineasta de 30 años, con 39 millones de seguidores, quien se hizo famoso por sus videos llenos de magia, engaños visuales y efectos especiales.

La reina de Latinoamérica

En Chile tenemos a Ignacia Antonia. A sus 18 años y con 11 millones de seguidores, se posiciona como la N°1 de Latinoamérica y está solo un puesto más abajo que Justin Bieber. En exclusiva para Boletín Salesiano, nos dio a conocer un poco más el mundo TikTok.

¿Cómo comenzaste en esta red social?

Mi primer video fue hace tres o cuatro años. Lo grabé con mi hermano y eran puras transiciones. La verdad es que no sabría decirte cuál video fue el que me hizo popular, porque no revisaba cuántos likes o reproducciones tenía. La única alerta que recibí y que me hizo recapacitar fue cuando un día me pidieron una foto y quedé ‘plop’. Tenía como dos mil seguidores, pero yo no asimilaba el hecho de que era mucha gente. Volvió a pasar lo mismo. Muchos me pedían saludos, fotos y ahí recién comencé a asumir que me seguían muchas personas. Luego, en Instagram, llegué a los 10 mil seguidores y en TikTok, a los 8 mil. Me empezaron a seguir los rostros de TV y otras personas conocidas. Para mí fue una sorpresa, porque nunca busqué ser famosa.

¿Has tenido el apoyo de tus padres?

Ellos han sido fundamentales. En todas las cosas que he emprendido siempre han estado ahí y sobre todo ahora, que estoy en las redes sociales, porque estas pueden ser una herramienta muy positiva, pero también pueden suceder cosas muy malas. Al estar tan expuesta y tener tanta presión, puedes colapsar muy rápido. La gente está todo el tiempo criticando lo que haces, entonces ahí han estado mis padres para contenerme emocionalmente. Yo tenía solo 16 años cuando comenzaron a contactarme marcas, rostros televisivos, y eso, obviamente afecta, porque no estaba preparada para ese nivel de presión, pero ahí estaban mis papás para ayudarme en todo. En un principio mis papás tenían dudas de que me involucrara tanto en esto, porque ellos veían las redes sociales solo como una distracción y que no me iba a ayudar en el colegio. Pero a mí siempre me ha gustado estudiar y estar en TikTok no me afectó en mis estudios. Mi papá me dijo: “Te voy a apoyar en todo, pero con dos condiciones: me tienes que hacer caso y no puedes bajar las notas”. Desde ahí él se convirtió en mi mánager, ve mi agenda, los contratos con las marcas, etc.

¿Qué consejo les darías a los jóvenes?

Lo primero, que no excluyan a sus papás de lo que hacen en las redes. Porque existen muchos riesgos, como cuentas falsas, pedófilos, acosadores, etc. Teniendo a tus papás cerca de ti, el mundo digital se vuelve más seguro, porque estás protegida. Lo segundo, hay que estar preparado para la crítica y para el bullying, porque así como en la vida real, también hay personas que te odian en las RR.SS., cuando te haces conocido, junto con recibir buenos comentarios, también hay haters y personas que todo el rato te van a tirar mala onda. El último consejo es poner tu cuenta privada hasta que te sientas fuerte y preparada para hacer público tu contenido. Esto es básicamente porque hacer pública tu cuenta significa que cualquiera puede entrar y revisar tu contenido, y eso tiene sus pros y sus contras, por lo mismo tienes que estar preparada.

¿Qué mensaje les dejas a los padres?

Les diría que, a pesar de que trabajen y estén todo el día ocupados en algo, deben intentar siempre estar pendientes de lo que hacen sus hijos en las redes. Esto debe ser así, aunque sus hijos no quieran. Siempre debe haber un adulto responsable que sepa resguardar la integridad emocional y psíquica del niño, porque en las redes hay muchos riesgos. Pero también confíen en sus hijos, escúchenlos y traten de entender un poco el mundo digital en el que ellos viven.

Por Joaquín Castro, periodista

Deja un comentario

*