Profanación a la Gratitud Nacional: ¡Hay que decir basta!

El día después de los ataques realizados al Templo de la Gratitud Nacional –  Parroquia María Auxiliadora– la senadora Isabel Allende, coordinadora de los partidos políticos y las alcaldesas de Santiago y Providencia, Carolina Tohá y Josefa Errázuriz, respectivamente, visitaron el templo para solidarizar con la Congregación Salesiana.

La senadora y las alcaldesas fueron acompañadas por los concejales de Santiago, Ismael Calderón y Pedro García.

Las autoridades fueron recibidas por P. Alberto Lorenzelli, Provincial de la Congregación Salesiana; P. David Albornoz, Vicario Inspectorial; P. Mauricio Jacques, Párroco del templo y Walter Oyarce, rector del Centro Educativo Salesianos Alameda.

Además de recorrer la Parroquia para revisar los destrozos ocurridos ayer, en el contexto de la marcha estudiantil, las autoridades se reunieron para conversar sobre las situaciones ocurridas.

En este encuentro, el rector Oyarce,  le pidió a la edil de Santiago, Carolina Tohá, que se resguarde la seguridad frente a estos movimientos y que se cambien el trazado de las marchas.

Cabe recordar que la gran mayoría de las marchas terminan con disturbios en el sector de Cumming con la Alameda.

El párroco de María Auxiliadora, P. Mauricio Jacques, también le pidió a las autoridades por la seguridad de la gente del sector, tanto vecinos, como locatarios y personas que trabajan en las inmediaciones del templo.

“El sector de Cumming con la Alameda siempre es blanco del destrozo que se desprende de las marchas y es un lugar que está muy dañado”, insistió P. Mauricio.

La alcaldesa Tohá expresó su preocupación por la violencia y los destrozos, asegurando que se está trabajando en el tema.

La senadora Isabel Allende también entró en el diálogo, reflexionando sobre lo sucedido: “Este es un fenómeno muy complejo y amplio. Incluso se ha perdido el sentido de autoridad. El nivel de violencia es muy fuerte y hay que decir basta”.

Por último la alcaldesa Errázuriz acotó con fuerza que “se ha visto roto el respeto y hay que decir basta. Se rompieron los límites. Los afectados son siempre los mismo y debemos salir con una voz fuerte. Basta. La violencia no se soluciona con más violencia”.

Las autoridades municipales de Santiago se comprometieron con el rector y el párroco para armar una mesa de trabajo, con el fin de prever otros actos de violencia en las marchas estudiantiles, incluso se abrieron a la posibilidad de interceder para modificar el recorrido de las protestas.

Fuente: Comunicaciones Salesianos Alameda – Comunicaciones Salesianos Chile

Deja un comentario

*