¿Por qué es relevante el Proyecto Educativo Institucional?

educación

En 2015, el Ministerio de Educación inició el proceso de Reforma Educacional, cuyos pilares fundamentales son tres: fin al lucro, fin al copago y fin a la selección. ¿En qué consisten cada uno?

Fin al lucro: Todas las utilidades que generan los estable- cimientos educacionales deben ser reinvertidas en la misma institución para financiar acciones declaradas en el proyecto educativo, por ejemplo, contratación de personal, cubrir parte de los costos de las actividades pastorales, deportivas, académicas, así como también mejorar las instalaciones, equipar el colegio con recursos tecnológicos, financiar los sueldos de los trabajadores, contratar profesionales, etc., impidiendo al dueño del colegio (sostenedor) rescatar las utilidades en beneficio propio.

Fin al copago: El Mineduc aumentará gradualmente el aporte que realiza a los colegios para financiar la educación de los estudiantes (subvención), lo que hará disminuir la mensualidad que se cobra a los apoderados (copago) con el propósito de que en algún momento no tengan que incurrir en gastos.

Este proceso lo regula el Mineduc, por lo tanto, cada colegio entrará a gratuidad en años distintos, porque influyen diversos factores para este cálculo. Incluso, ya existen colegios salesianos gratuitos.

Fin a la selección: Los colegios deben implementar los procesos de postulación y matrícula que define el Mineduc, lo que significa que ya no pueden aplicar ningún tipo de mecanismo para seleccionar a sus estudiantes, como pruebas de admisión, información familiar, etc.

Este proceso se enmarca dentro del Sistema de Admisión Escolar (SAE) que lidera el Mineduc, donde los apoderados pueden postular en una plataforma destinada para esta tarea.

Debido a este nuevo escenario educativo, en 2016 se promulgó la ley de inclusión escolar, que viene a regular la forma de proceder de los colegios frente a estas nuevas condiciones que plantea el sistema educativo.

En vista de que los 22 colegios salesianos se acogieron a la ley, dentro de las exigencias que deben cumplir está el hecho de informar el proyecto educativo institucional a todos los interesados en ser parte de la comunidad educativa, para que todas las familias puedan conocer, comprender y adherirse al mismo.

Responsabilidad de la familia

El proyecto educativo institucional es conocido por nuestra comunidad educativa como el Proyecto Educativo Pastoral Salesiano (PEPS), instrumento marco que orienta el quehacer de la institución, declarando de manera explícita los principios y objetivos que permiten canalizar la propuesta formativa de una escuela salesiana.

Todo esto se resume en la orientación que asume el colegio para formar a los estudiantes, dando a conocer que nuestra preocupación, además de la formación académica, está centrada también en la formación valórica, con clara orientación católica salesiana. Esto se refleja en la variedad de actividades formativas que ofrecen nuestros colegios: actividades pastorales, talleres artísticos y deportivos, academias científicas, etc., así como también en la propuesta de trabajo en conjunto que se espera de los apoderados, en la que la institución y las familias son corresponsables de la formación integral del estudiante declarada en el PEPS local.

En vista de la relevancia que asume este instrumento, es necesario que las familias conozcan a cabalidad las declaraciones que ahí se explicitan. Al momento de matricular a los estudiantes, los apoderados deben firmar la adherencia al PEPS. Esta acción también es una exigencia del Mineduc, por lo tanto, es válida para todos los colegios subvencionados del país.

Actualización del PEPS

En 2016, los 22 colegios salesianos actualizaron su proyecto educativo pastoral, cuya estructura posee elementos comunes para todos los colegios y también elementos que se adaptan a las características locales de cada establecimiento, por ende, responden a la necesidad de cada escuela.

Considerando que el PEPS es un instrumento absolutamente relevante, debe ser actualizado permanentemente. Por este motivo, durante 2019 todos los colegios salesianos deben iniciar dicha tarea.

El propósito es que cada colegio revise la forma respecto de cómo ha operado durante los últimos cuatro años y proyecte el trabajo para los siguientes, pudiendo orientar la forma de avanzar para poder dar cumplimiento a la pretensión de formar estudiantes integrales, que sean un aporte significativo a sus familias y a la sociedad, siempre bajo la visión de formar personas que sean buenos cristianos y honestos ciudadanos.

Por Alejandro Rossel, Equipo Educación Congregación Salesiana

Deja un comentario

*