Obispo Bastres envía carta a fieles de la Iglesia de Magallanes

OBISPO_00

Próximamente el Papa Francisco se reunirá con los Obispos en Chile y Monseñor Bernardo Bastres, obispo de Punta Arenas envió una carta a los fieles de la Iglesia de Magallanes:

“ESTAMOS INVITADOS A NO DISIMULAR O ESCONDER NUESTRAS LLAGAS”

Queridos hermanos y hermanas en el Señor,

El Papa Francisco, hace unos días, nos hizo llegar una carta, a los Obispos de Chile, en ella “abre su corazón ante el dolor abrumador de los abusos que le dieron a conocer sus enviados especiales y nos convoca a Roma a dialogar con Él sobre sus conclusiones”.

Esta carta, la recibimos, con vergüenza y dolor, al tiempo que nos invita a asumirla con magnanimidad y humildad. Por ello, señalamos los Obispos, “queremos hacernos cargo de los errores que nos correspondan y corregirlos, de tal forma que la Iglesia sea, cada vez más, un ambiente sano y seguro para niños, niñas y jóvenes. Como nos ha dicho Francisco: “Amemos en la verdad, pidamos la sabiduría del corazón y dejémonos convertir”

1.- El título de esta carta, es parte del discurso que pronunció el Papa Francisco en la Catedral de Santiago, allí nos invitaba, a no disimular o esconder nuestras llagas. Una Iglesia con llagas es capaz de comprender las llagas del mundo de hoy y hacerlas suyas, sufrirlas, acompañarlas y buscar sanarlas. Una Iglesia con llagas no se pone en el centro, no se cree perfecta, sino que pone allí al único que puede sanar las heridas y tiene nombre: Jesucristo. La conciencia de tener llagas nos libera, nos hacen solidarios, nos ayudan a derribar los muros que nos encierran, a tender puentes e ir a encontrarnos con tantos sedientos del mismo amor misericordioso que sólo Cristo nos puede brindar.

2.- En estos años, como Pastor de esta Iglesia, he tratado de realizar de la mejor manera el encargo que me ha dado la misma Iglesia, por ello, que me someteré nuevamente a la voluntad de Pedro, quien tiene por misión velar por la santidad del Pueblo de Dios.

Como señalaba, en el día del aniversario episcopal, cuando asumí este servicio señale: “he respondido a este servicio que me pide el Señor reconociendo mis límites y pecados, por ello he llegado entre ustedes para realizar la experiencia de ser discípulo del Señor, un discípulo que camina, al igual que todos siguiendo la llamada que le ha formulado el Maestro, donde experimentamos la limitación personal y el pecado. Sin embargo, estamos siempre dispuestos a escuchar y seguir la voz del Señor” .

Partiré en estos días a Roma, con plena libertad y dispuesto a colaborar desde la fe, para realizar aquel discernimiento que nos pide el Señor por medio de Pedro, para que pronto podamos “restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar, en lo posible, el escándalo y restablecer la justicia”.

3.- Les pido, tal como lo ha solicitado el Papa, que estemos en este tiempo en un “estado de oración”, por nuestra iglesia en Chile y nuestra diócesis de Magallanes.

María, la Madre de la Iglesia y Auxilio en los tiempos difíciles, sea quien cobije bajo su manto a nuestra Diócesis y con su maternal protección y nos ayude a enfrentar los desafíos que hoy enfrentamos.

Cada uno reciba mi afecto y oración de Pastor,

+ Bernardo Bastres F
Padre Obispo de Magallanes

Punta Arenas, Mayo de 2018

FUENTE: Comunicaciones iglesia.cl

Deja un comentario

*