“No he venido a ser servido, sino a servir y dar la vida”

 

Casi un centenar de personas despidieron al P. Germán Ovalle en el Santuario María Auxiliadora, hoy, 5 de agosto.

La misa funeral fue presidida por el Provincial de los Salesianos de Chile, P. Carlo Lira y concelebrada por hermanos Salesianos.

El P. Carlo Lira durante su homilía recordó con cariño cuando conoció al P. Germán en 1993, cuando éste era director de estudios del Oratorio Don Bosco y manifestó que era un hombre bondadoso y sensible que tuvo que lidiar por muchos años con una enfermedad que lo acompañó hasta el día de su muerte.

“En todos los lugares por donde pasó, se caracterizó por su presencia activa en los patios y eventos del colegio o parroquia. Sabía cultivar la amistad y cercanía, con su sencillez y bonhomía natural. Su fuerte carácter le traía más de algún problema tanto al interior como exterior de la comunidad, porque sus problemas de salud lo hacían más sensible a las situaciones que enfrentaba”, señaló.

Prosiguió,"hoy nuestro hermano descansa en paz tras 61 años de vida, 40 años de vida religiosa y 27 años de sacerdocio. 31 de los cuales vivió acompañado por una enfermedad que con sus altos y bajos lo fue acrisolando como el fuego al oro, permitiendo que reluzca hoy lo mejor de su ser hijo amado de Dios".

Al término de la celebración, un amigo del P. Germán dirigió unas palabras a la asamblea, las que sacaron más de una carcajada a los presentes y que concluyeron con un aplauso: “Mi mejor amigo fue Germán, nos conocimos y no nos separamos más, he vivido con él los mejores años de mi vida, quién puede decir, tuve de amigo un cura”.

“Mientras haya personas con vocación, como los que están hoy, aquí revestidos, tenemos que apoyarlos, estar al lado de ellos. Está bien que vengan a servir, pero devolvamos la mano, no dejemos que un salesiano amigo esté solo en su partida”, concluyó.

FUENTE: Comunicaciones Salesianos Chile
 

Deja un comentario

*