#MODOPAPA 15 al 18 de Enero 2018

 

Queda muy poco para la llegada del Papa Francisco a nuestro país. Conforme han transcurrido los meses, las expectativas no han parado de crecer desde el anuncio de su visita. Y con toda razón. La positiva percepción que provoca nuestro Pontífice en la opinión pública global, que lo distingue como un genuino representante de los
valores del Evangelio y un auténtico embajador de la paz, favorecen una idea positiva en torno a su persona. Por otra parte, la sensación de extrema lejanía en el tiempo que a muchos nos parecen los 30 años transcurridos desde la anterior y única visita papal -Juan Pablo II en 1987-, generan una idea de alta incertidumbre respecto de lo que ocurrirá con esta, desde los aspectos logísticos, hasta los más profundos y espirituales: ¿Se suscitará el mismo fervor que con la visita anterior? ¿Cuán profundo podrá calar el mensaje de Francisco en nuestra sociedad chilena cada vez más secularizada?, dudas que emanan al constatar la abismal diferencia entre los escenarios sociales de uno y otro momento.

Las miradas y análisis especulativos no solo corren el riesgo de ceder a una postura pesimista; convengamos que, además, son siempre insuficientes, sobre todo porque suelen prescindir de un elemento clave: la acción de Dios. La visita del Papa, será, ante todo, un evento espiritual, movido por el Espíritu de Dios; el encuentro con el Vicario de Cristo, que en su nombre nos interpelará en lo más
profundo de la existencia, allí donde nos enfrentamos a nuestra realidad más genuina y desde donde emerge el inagotable anhelo de plenitud.

Este tiempo preparatorio no ha estado ajeno de polémicas. La que encontró más eco en los medios de comunicación es la que dice relación a los temas económicos. Con total transparencia, la comisión nacional que prepara la visita dio a conocer a la opinión pública el monto que se necesitará invertir para desplegar la logística de las actividades correspondientes a su visita apostólica, recursos que deberán ser financiados en un 100% por la Iglesia.

El número causó escozor: 4 mil millones de pesos, unos 6 millones de dólares, cifra que se está recolectando mediante colectas en parroquias, diócesis, congregaciones y movimientos para lo cual se ha desplegado la campaña “Papa Francisco, yo lo invito” y mediante donaciones entre particulares y empresas. El 90% de dicho monto será utilizado para asegurar aspectos básicos de los grandes eventos que se realizarán en Santiago, Iquique y Temuco, actividades que resultarán multitudinarias y, por tanto, exigirán una enorme despliegue logístico. Se
ha calculado que se requerirán 3 millones de litros de agua y 600 mil hostias; asimismo, implementar 4 mil 500 metros cuadrados de altares, 2 mil metros cuadrados de pantallas led y 80 kilómetros de vallas papales, entre otros elementos. Luego de hacer uso de los dineros, la comisión organizadora hará una cuenta pública de lo gastado y, de existir excedentes, se repartirán entre siete instituciones sin fines de lucro dedicadas a migrantes, adultos mayores y menores de edad.

Francisco no cobra por sus visitas. Tampoco lo harán los cerca de 20 mil voluntarios que trabajarán en las tres ciudades para colaborar en cada uno de los eventos. El Papa no es de banquetes ostentosos ni ceremonias pomposas. Nos lo dejó claro desde el momento que asumió. Así que, aunque la cifra nos parezca altamente elevada, no tiene otro objetivo que hacerse cargo de lo estrictamente necesario para proveer las condiciones mínimas que garanticen la integridad de las personas en los eventos masivos.

DATOS PARA APORTAR (Transferencia Bancaria)

Francisco en Chile / RUT 70.004.880-2
aportes@franciscoenchile.cl
- Banco Santander Cta. Cte. N° 3000
- Banco BCI Cuenta Cte. N° 3000
- Banco de Chile Cuenta Cte. N° 3000
- Banco Estado Cuenta Cte. N° 442
- Caja Vecina

Participación Salesiana

Los preparativos para la venida de Francisco son múltiples y de diversa índole. Los esfuerzos de la comisión organizadora han procurado llegar a los diferentes sectores pastorales para generar un ambiente que haga fructífera esta visita. En ello
también están los integrantes de las obras de los Salesianos (SDB) y de las Hijas de María Auxiliadora (FMA).

De forma espontánea, las comunidades SDB y FMA de las ciudades donde llegará el Papa se preparan para recibirlo. Comunidades de otras ciudades se preparan para viajar a participar de los grandes encuentros que se realizarán en Santiago
e Iquique, particularmente en el Parque O’higgins el 16 de enero y en el sector de la Playa Lobito el 18 de enero, respectivamente.

La Banda del Centro Multimedial Salesiano Caetera Tolle lanzó su propia versión del himno lema de la visita “Mi Paz les Doy”. El grupo realizó una adaptación con base reggaetonera que ha logrado amplia difusión e interacción en las redes sociales.

En Santiago se han inscrito unos 200 voluntarios de ambientes salesianos para colaborar en diferentes actividades de la visita. A finales de octubre, parte de ese grupo se reunió en la obra Salesianos Alameda para recibir la capacitación que semanas previas recibieron los coordinadores de la voluntarios en la Pontificia Universidad Católica.

Por su parte, las Hijas de María Auxiliadora se preparan también con diversas iniciativas: se sumaron a la propuesta “Escríbele al Papa” que organiza la Conferencia de Religiosos (CONFERRE), para compartirle al Santo Padre los gozos y esperanzas, tristezas y angustias que viven los hombres y mujeres de nuestro tiempo en Chile.

Acogiendo el llamado del Centro de Estudios Católicos (CEC), una religiosa participa como “youtuber” a través de la reflexión semanal del Evangelio, para motivar a los jóvenes al encuentro con la Palabra y, en ella, al encuentro con el Papa Francisco.

Las comunidades educativas han acogido diferentes iniciativas de las diócesis y vicarías de educación. Por ejemplo, desarrollo de fichas en clases de religión, realización de un video motivacional con el himno de la visita y colecta “Francisco YO te invito”. Ha destacado la iniciativa de la diócesis de Talca que invitó a personas privadas de libertad a confeccionar cajas para alcancias y realización del mes de María haciendo alusión al Magisterio del Papa Francisco.

Por Vicente Fritz, Periodista

Deja un comentario

*