Me gusta el vino… porque el vino es bueno!!!

vendimia

La fiesta de la vendimia es una de las más tradicionales de nuestro país, y cómo no, si somos uno de los dominadores de la producción de vino a nivel continental y nos situamos en el top ten a nivel mundial.

Se celebra durante la cosecha de uvas viníferas principalmente en la zona viñatera del Valle Central, que comprende del río La Ligua por el norte hasta el río Ñuble por el sur. Zona de clima mediterráneo, ideal para el cultivo y producción de mostos, líquido que contiene diversos elementos de la uva, como la piel, semillas, etc., en las primeras etapas de la elaboración del vino.

Estos lugares poseen los suelos más fértiles y de mayor productividad. Además, son los que están sometidos a mayor tecnificación e industrialización y forman parte de las zonas que concentran la mayor cantidad de población del país.

Históricamente, la actividad de la vendimia requirió gran cantidad de mano de obra en corto tiempo. Ante la escasez de la misma, los productores premiaban con actividades festivas el trabajo. Así nacen estas celebraciones masivas que vemos hoy con sus dinámicas tan criollas.

Se realizan entre marzo y abril, a fines del verano, y se integran a las rutas del vino chileno. La temporada de vendimia 2019 fue abierta por el Limarí, el primer fin de semana de marzo, con festejos en la Plaza de Armas de Ovalle. Luego continuaron en diferentes lugares durante los fines de semana siguientes.

Hoy, las municipalidades apoyan a las organizaciones de viñedos organizadas por el sector ya que las convocatorias son masivas y cada vez más populares. Las dinámicas varían según lugar y fecha que se realicen, pero en el fondo es la misma fiesta, celebrando al vino y sus tradiciones.

En algunas aún continúan con la pisada de uva, que consiste en aplastar con los pies descalzos las uvas depositadas en el lagar (recipiente de madera) para extraer el mosto que contienen y elaborar el vino. El mosto sale por un orificio pequeño, separándose los escoberos y la pulpa de la uva, proceso antiguo que por la industrialización ya no es frecuente en las viñas.

Visitar cualquier vendimia es entrar directo al corazón del folclore de la zona campesina chilena; huasos y chinas, trajes tradicionales, mucha cueca y tonadas, aunque la oferta musical se ha visto ampliada con grupos locales y grandes bandas consagradas a nivel nacional para cerrar las noches de jolgorio.

Elección de reina, campeonatos de cuecas, juegos tradicionales y ferias artesanales son actividades que se ofrecen en torno a las empanadas, cordero al palo o costillar a la parrilla con “chilena” (ensalada de tomate con cebolla). Es parte de las opciones de la gastronomía típica de la zona ofrecida por cocinerías que están a full y sin detener faenas durante los días que dura la fiesta.

Un festejo que se abre cada día más a la visita de turistas de diversos lugares del mundo. Por momentos no es raro ver más extranjeros que chilenos disfrutando de nuestras tradiciones y celebrando la degustación de los mejores vinos del país.

Existen otras zonas donde también se realizan este tipo de festividades, tanto al norte como al sur, todas con características muy particulares de una fiesta folclórica popular.

Una vez terminada la temporada de vendimias no nos queda más que esperar la próxima para poder volver a compartir con las tradiciones chilenas, levantar nuestras copas y poder decir bien fuerte: ¡¡¡Me gusta el vino... porque el vino es bueno!!!

Por Felipe “Lana” Valdés, comunicador social

Deja un comentario

*