Las Voluntarias de Don Bosco: testigos silenciosas de Dios en el mundo

mundo_100_anos_vdb

Las VDB cumplen 100 años de haber sido fundadas y tienen un futuro prometedor y encantador. El P. Felipe Rinaldi, inició el primer grupo de laicas consagradas en 1917. El P. Joan Lluís Playà, Asistente Central de las Voluntarias de Don Bosco presenta la figura fascinante de las VDB, mujeres que sin un signo externo llevan a Dios en su vida y son testigo de un amor divino con estilo salesiano.

¿Quiénes son las Voluntarias de Don Bosco?

Un Instituto Secular perteneciente a la Familia Salesiana, fundado por el Beato Felipe Rinaldi hace 100 años. Son mujeres consagradas “por” y “para” Dios, que viven su misión en el mundo, en las condiciones normales de la vida laical con una espiritualidad típicamente salesiana.

¿Qué sentido tiene una vocación como la de las VDB, hoy?
Respondo con las palabras de unas jóvenes VDB: somos conscientes que se trata de una vocación profética y que no todos entienden su valor. Lo importante en este mundo es la apariencia. Lo que no aparece no existe. Pero ¿qué sentido tiene lo que el mundo tiene como importante sin espiritualidad? Nuestra vocación se hace profecía.

¿Qué llevan de la Espiritualidad Salesiana en sus vidas?
Todo. Experiencia de Dios, vida evangélica, docilidad al Espíritu, sentido de Iglesia, vivencia mariana, oración, espiritualidad del sistema preventivo en lo cotidiano, caridad pastoral, predilección por los jóvenes pobres, espíritu de familia, optimismo, alegría, trabajo, templanza, iniciativa, comunión con los otros grupos de la Familia Salesiana…

¿Cuál es el balance en números de las VDB en el mundo?
Conforman el Instituto 1 200 mujeres, presentes en 46 países de los cinco continentes. Unas 140 en Asia, 410 en América, 610 en Europa y 40 en África. Este tipo de vocación crece en las jóvenes de ambientes cristianos, espiritualmente vivos y acompañados, allá donde se explicita la pregunta por un “algo más” o por “ir más a fondo”. Las vocaciones emergen en ambientes comprometidos que cuentan con acompañantes que abren horizontes y facilitan la búsqueda del querer de Dios. Un reto y una responsabilidad para cuantos formamos parte de la Familia Salesiana, que nos piden conocer más a fondo la vocación a la secularidad consagrada en la vida salesiana y disponerse, como Don Rinaldi, a ser mediadores de la llamada de Dios.

Fuente:InfoANS

Deja un comentario