La oportunidad de Elegir

PSJ-9

En tiempos de álgida transformación social, donde se alojan intenciones cada vez más nítidas de equidad, inclusión y justicia social, podemos comprender la educación como un pilar fundamental para la construcción social.

La travesía de Don Bosco comenzó enfocando sus esfuerzos para lograr una sociedad menos desigual. Buscó otorgar verdaderas oportunidades de desarrollo a los jóvenes más necesitados, favoreciendo en ellos valores que contribuyen en la construcción de una sociedad más justa.

Siguiendo su legado, la Congregación Salesiana, a través de sus 22 colegios, ha brindando un servicio educativo sin segregaciones ni marginaciones, situación en total sintonía con la nueva normativa vigente.

Nos enfrentamos a diversos desafíos en materia educativa en medio de una reforma que ya está en marcha y que busca hacer efectivo el derecho a la educación, la igualdad de oportunidades y la participación de todos. Avanzar en este proceso implica que los establecimientos educacionales se dispongan a abrir sus puertas con un verdadero espíritu inclusivo.

El Sistema de Admisión Escolar pretende dejar atrás toda segregación. Es una medida que responde a la equidad y que pone fin a la selección, proceso que desvía a la educación de su rol integrador y admite diferencias de calidad según la clase social.

La Ley de Inclusión Escolar entrega las condiciones para que todos los estudiantes que asisten a colegios que reciben subvención del Estado puedan acceder a una educación de calidad. Esto, a través de la regulación del proceso de admisión de los estudiantes; la eliminación del financiamiento compartido; la prohibición del lucro; la eliminación de la selección arbitraria y la creación de un nuevo sistema de admisión. En definitiva: transforma el sistema educacional.

Es deber de la educación pública y subvencionada propender a la inclusión, garantizando a cada estudiante el libre acceso a una educación de calidad, otorgando oportunidades que permitan experimentar la pluralidad como un modo de fortalecer una formación armoniosa que los prepare como ciudadanos que contribuyan a la cohesión social.

El Sistema de Admisión Escolar es uno de los pilares de la Ley de Inclusión y permite que los padres y apoderados puedan elegir con libertad el colegio y el proyecto educativo que prefieran para que sus hijas e hijos estudien.

Su implementación ha sido gradual: partió en 2016 en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena; continuó en 2017 en Tarapacá, Coquimbo, O’Higgins y Los Lagos; prosigue en 2018 en las regiones de Arica y Parinacota, Antofagasta, Atacama, Valparaíso, Maule, Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Aysén, y concluirá en 2019 con la incorporación de la Región Metropolitana (la más grande y compleja), la cual ha quedado postergada con el propósito de realizar una mejor búsqueda de su implementación, que permita asegurar el éxito de este nuevo sistema.

Funcionamiento del SAE

En las regiones donde está operativo, el sistema posee una plataforma web a la que padres y apoderados deben acceder para realizar la postulación de sus hijos. Allí también pueden informarse acerca de las características de cada establecimiento educacional: proyecto educativo, copago, reglamentos internos, cupos disponibles, etc.

La admisión que se realiza en los establecimientos educacionales se basa en las vacantes que tiene, que corresponden a la diferencia entre los cupos totales y la matrícula del establecimiento, las cuales son calculadas por el Mineduc de acuerdo a lo registrado en el Sistema de Información General de Estudiantes (SIGE).

Ejemplo: un colegio reporta 40 cupos y el año anterior tenía una matrícula de 30, por lo tanto, los cupos disponibles son 10.

Cuando un estudiante postula y es admitido en un establecimiento diferente al que está matriculado, su cupo se libera para la admisión de otro postulante.

Se puede postular a dos establecimientos como mínimo, indicando primera, segunda y tercera preferencia. Mientras más extensa sea su lista, más opciones tendrá. Si hay cupos en el establecimiento, deben ser admitidos todos los postulantes.

No tienen que postular: estudiantes que están matriculados y que no deseen cambiarse de colegio.

Criterios de prioridad

Cuando la demanda de cupos es mayor que la oferta, se clasifica a los postulantes según criterios de preferencias determinados por la ley, es decir, si hay 12 cupos y 100 postulantes, el sistema determina cuatro criterios de prioridad:

• Hermano/a en el establecimiento educacional (consanguíneos de padre o madre).

• 15% de las vacantes deberán estar aseguradas a los estudiantes prioritarios que postulen, quienes deberán acreditar situación a través del Registro Social de Hogares del Ministerio de Desarrollo Social.

• Hijos de funcionarios del establecimiento (docentes, asistentes o subcontratados).

• Exestudiantes que deseen volver al establecimiento y que no hayan sido expulsados.

Admisión salesiana

Los 22 colegios de nuestra congregación, impregnados del espíritu de Don Bosco y de su visionaria obra iniciada hace 130 años en Chile, cuyo carisma se ajusta al alma de este nuevo sistema de admisión, trabajan por el mejoramiento de los procesos para educar y acompañar en la construcción y responsabilidad de personas integrales, formando “buenos cristianos y honestos ciudadanos”, a través de su “sistema preventivo”, que nos llama a crear ambientes salesianos para quienes más lo necesitan.

Los detalles del Proceso de Admisión Escolar 2019 estarán a disposición de la comunidad a través de la página web de cada uno de nuestros colegios, resguardando el derecho de elegir, de todos y cada uno de los postulantes y sus familias que deseen incorporarse a esta propuesta educativa salesiana.

Por Vanessa Valentini, Departamento de Educación Congregación Salesiana de Chile

Deja un comentario

*