Jóvenes animados a continuar la labor que soñó Don Bosco

editada

Gonzalo Peralta, joven chileno de 26 años que trabaja en el Colegio Salesianos Talca, participó como voluntario misionero en el Proyecto Salesiano “Chicos de la Calle” y compartió por nueve meses con niños y jóvenes de la Unidad Educativa San Patricio (UESPA) y Centro de Acogida “Mi Caleta”, en Quito, Ecuador.

Su trabajo en UESPA constituyó en impartir clases para 90 estudiantes de diferentes edades y niveles de educación.

Son 12 los beneficiarios de la obra “Mi Caleta”, en donde Gonzalo asumió el papel de padre, madre y abuelo. Una de las historias que más le impactó fue la de un chico de 12 años que había sido víctima de violencia física, psicológica y sexual; su madre era consumidora de drogas y su padre falleció por la misma razón. Pero él nunca se rindió y gracias a la acogida brindada por el Proyecto Salesiano sigue estudiando y actualmente está cursando el sexto año de Educación Básica.

Gonzalo desempeñó varias responsabilidades en estas obras, fue profesor de Religión y Matemática, Coordinador de Pastoral de la Comunidad Don Rúa, y animador del Oratorio los fin de semana.

Para Gonzalo, el regresar a Chile no constituyó el fin del voluntariado, pues su propósito es aportar a la labor del Equipo de Animación Misionera de Chile y contribuir en la futura implementación del proyecto de voluntariado nacional e internacional. Espera poner su experiencia adquirida al servicio de Fundación Don Bosco que trabaja con niños, jóvenes y adultos en situación de calle.

Uno de los sueños de Gonzalo es materializar su testimonio en un libro y animar a jóvenes para que se atrevan a realizar esta experiencia. “Muchas veces nos quedamos sentados en un sofá viendo televisión, como dice el Papa Francisco, y eso no hace un cambio en el mundo. Los jóvenes estamos llamados a continuar la labor que soñó Don Bosco”, expresó.

FUENTE: Cristian Calderón (ANS) – Comunicaciones Salesianos Chile
 

Deja un comentario

*