“El sacerdocio es una entrega total de mi vida al proyecto de Dios”

La Familia Salesiana de la ciudad de Concepción agradeció a Dios por la ordenación sacerdotal del salesiano Eduardo Oviedo en la Catedral de la ciudad penquista este sábado 6 de octubre.

Presidió la misa, Mons. Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción; y concelebrada por P. Carlo Lira, Provincial de los Salesianos en Chile; P. Juan Miguel Cárcamo, Director del Colegio Salesianos Concepción y hermanos Salesianos.

En esta ocasión, el equipo directivo del Colegio Salesiano de la ciudad fue el encargado de presentar la palabra de Dios. El lema sacerdotal escogido por Eduardo fue “El buen pastor da la vida por sus ovejas”, pasaje del Evangelio según San Juan.

Mons. Chomali durante su homilía fue enfático en indicar no endiosar al nuevo sacerdote. “Él está llamado a ser un hombre de esperanza y participar del único gran pastor, que es Jesucristo nuestro Señor, nosotros somos simples colaboradores. Que iglesia tendríamos si viviéramos esta profunda experiencia de unidad, reconociendo en el sacerdote el hombre llamado a acompañarnos en el camino de la santidad”, añadió.

Luego, el ordenando se postró como signo de humildad y entrega completa a Dios, mientras la asamblea cantó a los Santos para que intercedieran por él. Después fue la imposición de manos por parte del arzobispo y sus hermanos Salesianos que seguiría con el revestimiento por parte de P. Galvarino Jofré y P. Severino Tardivo. Posteriormente se ungieron sus manos y se hizo entrega de la patena y cáliz, símbolos de la eucaristía. El rito concluyó con el saludo de paz del Monseñor y de sus hermanos salesianos, mientras los presentes recibieron al nuevo sacerdote con un gran aplauso.

Se presentaron como ofrendas al altar, una imagen de la Sagrada Familia, la insignia del Colegio Salesiano de Concepción e imagen de Cristo Buen Pastor.

El P. Eduardo Oviedo dirigió unas palabras al cierre de la celebración indicando que era el día mas importante de su vida, agradeciendo a sus padres por el don de la vida, de la fe y a la comunidad educativa pastoral del Colegio Salesiano de Concepción. “He sido testigo en primera persona de que el amor de Dios puede llenar una vida, y este amor ha llenado mi vida”, agregó.

FUENTE: Comunicaciones Salesianos Chile
 

Deja un comentario

*