Curatorium 2017: Positiva experiencia en la que se plantean nuevos desafíos

En el Teologado Internacional de Lo Cañas, se reunieron el 10 de agosto, los hermanos salesianos estudiantes de teología y el equipo de formación con los Provinciales de Bolivia, Ecuador y Chile, en el encuentro anual denominado Curatorium.

En esta instancia que busca hacer una evaluación del proceso formativo de los futuros sacerdotes salesianos en cuatro dimensiones (humana, espiritual, intelectual y apostólica o pastoral), estuvo presente P. Natale Vitali, Consejero para la Región América Cono Sur, quien recordó la intención de la Congregación de que todas las casas de formación, sean interinspectoriales.

P. Vitali reconoció haber quedado impresionado por la evaluación positiva que ha tenido la dimensión humana en esta casa de formación: “Llevo diez años en este trabajo y veo que es difícil en todas partes, en cambio aquí quedé sorprendido por la evaluación, es la única evaluación 100% positiva. Las demás (dimensiones) tienen que crecer todas y normalmente es siempre al contrario”.

El consejero además señaló algunas de las razones por las cuales el Teologado Internacional en Chile debiera seguir este camino: “Tenemos la estructura, la parte intelectual, la Universidad Católica es una de las tres mejores de América y una de las cincuenta mejores del mundo -eso no lo digo yo, sino las estadísticas- y creo que hay un buen equipo formativo”.

Por su parte, el P. David Albornoz, director del Teologado, contó que esta ha sido una experiencia positiva en la que, “se contemplan también desafíos, tareas por hacer y elementos que hay que profundizar en la formación de estos jóvenes”.

Además manifestó: “Yo creo que estamos valorando cada vez más la interculturalidad de la formación salesiana como una riqueza y una posibilidad de servicio en el futuro en nuestras Inspectorías y en América Latina”.

P. Javier Ortíz, Inspector Salesiano de Bolivia, destacó un aspecto que los jóvenes en formación han manifestado: “Se les ha tratado como personas maduras y se les ha valorado como tales, dándole corresponsabilidades que llevar adelante en la marcha de la comunidad y esto les hace sentir a ellos hermanos con los formadores. No están entre un más y un menos, se encuentran entre hermanos mayores que ellos pero muy cercanos y con mucha confianza”.

Por su parte el Inspector Salesiano de Ecuador, P. Francisco Sánchez, manifestó encontrarse muy contento por el proceso que se ha dado en este tiempo, “porque es un buen comienzo y esperamos tener unos buenos salesianos sacerdotes preparados, que puedan servir mucho más para el bien de nuestra inspectoria”.

En tanto, los jóvenes formandos, Carlos Tigrero de Ecuador y Osvaldo Valenzuela de Chile, reconocieron que esta interculturalidad les ha proporcionado una visión más amplia de lo que es la misión y agradecen la constante preocupación de los Inspectores de Bolivia, Ecuador y Chile.

Fuente: Comunicaciones Salesianos Chile

Deja un comentario

*