Colonias Villa Feliz 2020: El espíritu de Don Bosco permanece en Talca

Más de 200 niños y niñas participaron de las Colonias Villa Feliz del Centro Educativo Salesianos Talca (CEST), experiencia formativa y recreativa, organizada por el Área de Evangelización del colegio, liderada por el P. Eduard Rojas, en la que colaboraron cerca de 96 jóvenes, entre asesores y monitores, desde el 9 hasta el 14 de enero.

Las Colonias Villa Feliz buscan favorecer los espacios necesarios para que niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad se desarrollen a nivel personal, social y espiritual. Al ser consultados, algunos de los niños que participaron diariamente de las actividades, dijeron que venían felices a una segunda casa; venían a jugar, divertirse, aprender y a conocer nuevos amigos.

Entre las temáticas tratadas se destacaron los valores de vida cristiana y tópicos sobre vivir en comunidad, el servicio a los demás, la creación y la familia. Cada día se compartía desayuno, juegos, catequesis, cine, música y el show final donde también se compartía la oración para agradecer a Dios lo vivido. Además, se celebró la eucaristía, presidida por el P. Pedro Pablo Cuello, P. Juan Pablo Lyon y P. Eduard Rojas.

Sebastián Jaramillo, integrante del equipo de Servicio, dijo que todos los días aprendió algo nuevo, “nuestro equipo es como el motor de la Colonia, tenemos que preocuparnos de que todo esté preparado para el trabajo diario, para que los niños tengan sus materiales. Para mí todo ha sido un aprendizaje, una entrega de amor para los niños, para nosotros y para Dios.

El monitor Javier Gómez, señaló que para él lo más importante es servir, “participar de esta experiencia es reconfortante, se conocen personas y me quedo con recuerdos bonitos de los niños, me quedo con su cariño, y alegría que nos transmiten, con los jóvenes se fortalecen lazos de amistad y creamos ambientes para seguir trabajando por la fe que tenemos en Dios, expresó.

Para Cristopher Carreño, quien lleva cuatro años haciendo Colonias, dijo que lo más importante para él ha sido aprender a respetar a las personas, “he ido aprendiendo a respetar la realidad de los niños y sobre todo respetar las opiniones distintas, crecer en tolerancia y fortalecer la fe en Dios. Me siento muy feliz participando en esta experiencia porque refuerza mi experiencia salesiana.

Por último, Pía Moreno, monitora y asesora, manifestó sentirse muy contenta de servir y participar, para ella la experiencia es gratificante. “En estos dos años que he participado en Colonias, Comunidades Apostólicas Salesianas y Oratorio, me he sentido muy agradecida y siento que cada día mi fe es más fuerte, me ha ayudado a desarrollarme en distintos ámbitos y me llena el corazón poder servir a todos los niños y a Dios, concluyó.

FUENTE: Comunicaciones Salesianos Chile
 

Deja un comentario

*